Datos de Salud

Seguridad Alimentaria y Nutricional

Para conocer la información completa de la gráfica, lo invitamos a desplazarse de forma horizontal sobre esta.

Análisis

Desnutrición aguda – moderada y severa en niñas, niños menores de 5 años:

Por años el estudio de la desnutrición ha demostrado que es producto de la desigualdad en el consumo alimentario, la cual se encuentra ligada a fenómenos sociales más globales, y a menudo responde a problemas estructurales endémicos en la propia organización de los países con menor desarrollo.

No es necesario demostrar que tanto la pobreza como la desigualdad social son los condicionantes principales de la dificultad, o imposibilidad, del acceso a muchos productos alimentarios y consecuentemente de la desnutrición. Cuando se posee un menor nivel socioeconómico y un bajo poder adquisitivo se resiente la calidad y la cantidad nutricional en la dieta alimenticia

La desnutrición en Latinoamérica se calcula que afecta a la sexta parte de la población. Al evaluar factores de la desnutrición en la primera infancia, también inciden otros factores al margen de la pobreza extrema y la escasez alimentaria como es la falta de acceso al agua potable y la insuficiencia de medios sanitarios, que acarrean problemas como diarreas y enfermedades infecciosas que pueden originar pérdidas de peso. Otras afecciones bastante problemáticas y endémicas, relacionadas con la desnutrición, son los retardos en el crecimiento y las insuficiencias de talla que suelen transmitirse de unas generaciones a otras (1).

Además, es claro que en el mundo no existe una crisis de disponibilidad de alimentos sino de acceso a los mismos, por eso desde la Política Pública de Seguridad Alimentaria y Nutricional Distrital se consolida la mesa estratégica de alimentación saludable, cuya finalidad es movilizar intersectorialmente estrategias para el afrontamiento de la inseguridad alimentaria y nutricional, agudizada por la emergencia sanitaria. Se avanza en las líneas estratégicas del Plan Distrital de Educación Alimentaria y Nutricional, difusión de mensajes y campañas para la promoción de la alimentación saludable, el consumo de agua y cuidado del medio ambiente.

En el año 2021 el indicador Distrital cerro en 2,8% siendo el más bajo en la serie presentada (2005 – 2021); a los casos priorizados que desde el SISVAN se les aplico la caracterización de las condiciones de seguridad alimentaria y nutricional, se encontró que el 49.3% de los niños son de estrato 2, seguidos del 24.5% que corresponden al estrato 1. Igualmente, se identifica que 34.1% de la población caracterizada sobreviven con ingresos entre 0 y 1 salario mínimo legal vigente para el año de análisis (2). Las localidades que presentaron mayor población con desnutrición aguda fueron Tunjuelito con 3.5%, Los Mártires con 3.3% y Puente Aranda con 3,2% .

Además, dentro de la población caracterizada se encontró que el 2.04% de estos niños, niñas son de nacionalidad venezolana, mientras que el 98.9% son de nacionalidad colombiana. Teniendo en cuenta que dentro de la población colombiana se encuentran diferentes pertenencias étnicas el 2.45% tenían pertenencia étnica discriminada en 1.21% afrodescendiente, 0.03% Raizales y 6.0% Indígenas, de estos últimos en su mayoría del pueblo indígena Embera. Esto se relaciona con las afirmaciones de los estudios, que refieren que las poblaciones indígenas sufren pobreza no sólo por la falta de propiedad y disponibilidad de la tierra, sino también por la fragmentación de sus economías comunitarias, sus dificultades de inserción laboral, así como por los prejuicios étnico-raciales de los que son víctimas.

Retraso en talla en niñas, niños menores de 5 años:

La baja talla para la edad (T/E) o stunting es evidencia de una prolongación del estado de desnutrición, es decir que el déficit alimentario se ha mantenido durante un periodo largo, donde el cuerpo se ha adaptado a los periodos de deficiencia calórica, dando como resultado una talla inferior a los límites normales de variación para la edad y sexo, esto también tiene consecuencias negativas sobre el desarrollo cerebral. Por lo que este indicador refleja la historia nutricional del sujeto y permite diagnosticar el crecimiento retardado. La recuperación es complicada y anteriormente se le reconocía como desnutrición crónica, y aunque ambas formas de desnutrición (crónica y aguda) se tratan de forma separada y requieren diferentes tratamientos y prevención, en muchas ocasiones se presentan juntas en las mismas poblaciones e incluso en los mismos niños, aumentando la morbilidad y la mortalidad aún más en ese caso (3).

Por lo anteriormente descrito, el retraso del crecimiento en la niñez es uno de los obstáculos más significativos para el desarrollo humano, y afecta a unos 162 millones de niños menores de 5 años a nivel mundial (4). Es un resultado, en gran medida irreversible, de una nutrición inadecuada y brotes de infección repetidos durante los primeros 1.000 días de vida. El retraso del crecimiento tiene una serie de efectos a largo plazo para los individuos y las sociedades: disminución del desarrollo cognitivo y físico, reducción de la capacidad productiva, mala salud y aumento del riesgo de enfermedades degenerativas como la diabetes, generando una alta carga de enfermedad (5).

Entre los factores que contribuyen al retraso del crecimiento y del desarrollo se encuentran un inadecuado estado de salud y nutrición materna, las infecciones a repetición durante la gestación e inadecuadas prácticas en la alimentación.

Entre las prácticas de alimentación para el lactante y el niño pequeño que contribuyen al retraso del crecimiento, figuran la lactancia materna sub óptima (no adherencia a la lactancia materna exclusiva y complementaria) y la alimentación complementaria limitada en cantidad, calidad nutricional y variedad de alimentos. En el Distrito el retraso en talla en menores de 5 años para el año 2021 fue del 11%, la cifra más baja presentada en la serie (2005 – 2021).

Lo descrito en la literatura sobre las prácticas de alimentación se ve reflejado en la información dada por las familias de los niños caracterizados, donde el 35.4% el último año se ha preocupado por no tener suficientes alimentos para comer y el 26.2% no ha podido comer alimentos sanos o nutritivos (6).

Las enfermedades infecciosas graves provocan emaciación, que a su vez puede tener consecuencias a largo plazo sobre el crecimiento lineal según la gravedad, duración y recurrencia de las infecciones, especialmente si el niño no recibe una alimentación suficiente para fomentar la recuperación, lo que se evidencia en la base de caracterizaciones donde el 44.5% de los niños presentaban enfermedades infecciosas y/o antecedentes de las mismas.

Lo que demuestra lo multidimensional de la situación, pues la pobreza de los hogares puede llevar a una interacción entre negligencia de los padres o cuidadores, prácticas de alimentación no perceptivas, estimulación infantil inadecuada e inseguridad alimentaria que obstaculice el crecimiento y desarrollo (1).

Desnutrición global en niñas, niños menores de 5 años:

En la evaluación del estado nutricional de las niñas, niños menores de 5 años, el bajo peso para la edad (P/E) o underweight por sí solo no permite distinguir el tipo de desnutrición; sin embargo, en la evaluación de menores de un año es un predictor para definir un riesgo a padecer desnutrición aguda, por tal motivo solo se utiliza para evaluar el total de una población y el riesgo de ésta a sufrir malnutrición, que se determinara de manera específica analizando el indicador de P/T. Concluyendo así, que el déficit en el peso para la edad manifiesta una pérdida de masa corporal pero no discrimina entre desnutrición aguda o retraso en talla, lo que es el resultado de una ingesta alimentaria inadecuada, episodios de desnutrición pasados o unas condiciones sanitarias inadecuadas. Tener un peso por debajo de lo normal aumenta la morbilidad y la mortalidad en la primera infancia por la mayor susceptibilidad de contraer infecciones comunes, aumentando la frecuencia y gravedad de las mismas, y contribuyendo al retraso de su recuperación. El peso para la edad fue gradualmente sustituido por el peso para la talla, y en 1999, la OMS adoptó oficialmente éste último como indicador de preferencia para el diagnóstico de la desnutrición aguda (7).

De acuerdo a la tendencia de los datos en Bogotá, en los últimos años se veía una tendencia similar año tras año, sin embargo, en el 2020 se presentó una tendencia mayor, es difícil explicar la razón del aumento, pues este año empezó la pandemia y frente a la consulta los niños no asistían al consultorio, sino que, estos tenían citas virtuales sin tener calidad en el dato, por lo que desde el subsistema SISVAN se considera no tener en cuenta esta información por lo atípico del año. Para el año 2021 se ve una tendencia similar a los años anteriores con 5.4% para el total del Distrito, presentando la mayor proporción las localidades de Usme con 6.8%, Ciudad Bolívar con 6,2% y San Cristóbal con 6,1%.

Exceso en peso en niñas, niños menores de 5 años:

De acuerdo con la OMS la obesidad y el sobrepeso se definen como la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede afectar la salud; de acuerdo a esto, algunos datos y cifras mundiales para este indicador son:

  • En 2016, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso o eran obesos.
  • El sobrepeso es el peso para la estatura con más de dos desviaciones típicas por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS.
  • La obesidad es el peso para la estatura con más de tres desviaciones típicas por encima de la mediana establecida en los patrones de crecimiento infantil de la OMS (8).

Con la resolución 2465 del 2016, Colombia adopta las recomendaciones para la evaluación de la obesidad infantil. El exceso de peso al igual que las desnutriciones obedecen a múltiples factores, como son el índice de desigualdad del país, que al ir subiendo mostrara la aparición de estos casos, teniendo en cuenta que afecta el acceso, la calidad y densidad de alimentos a los que puede acceder la familia, al mismo tiempo, los niños están expuestos a alimentos de alto contenido calórico ricos en grasa, azúcar y sal y pobres en micronutrientes, que suelen costar menos, pero también tienen nutrientes de calidad inferior. Estos hábitos alimentarios, junto con un nivel inferior de actividad física, dan lugar a un aumento drástico de la obesidad infantil, al tiempo que los problemas de la desnutrición continúan sin resolverse.

En los datos arrojados por el SISVAN del año 2021 se refleja que el indicador viene presentando un descenso en el número de casos reportados, las localidades con mayor presencia de estos dos indicadores son Sumapaz con 6.1%, Tunjuelito con el 5.5%, y  Fontibón y Los Mártires con el 5,0% cada una.

(1) Jiménez – Benítez, D.; Rodríguez – Martín , A.; Jiménez – Rodríguez, R. y Red de Malnutrición en Iberoamérica del Programa de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (RED MEL-CYTED). Análisis de determinantes sociales de la desnutrición en Latinoamérica. Nutrición Hosp. [en línea]. 2010, vol.25, supl.3 [citado 2022-03-27], pp.18-25. Disponible en: <http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112010000900003&lng=es&nrm=iso>. ISSN 1699-5198.

(2) El valor en referencia es 908.526 COP

(3) Fernández-Martínez, L. C., Sánchez-Ledesma, R., Godoy-Cuba, G., Pérez-Díaz, O., & Estevez-Mitjans, Y. (2022). Factores determinantes en la desnutrición infantil en San Juan y Martínez, 2020. Revista de Ciencias Médicas de Pinar del Río, 26(1). https://nutricion.org/wp-content/uploads/2013/11/Desnutricion-infantil.pdf

(4) Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe, 2019

(5) Cadena Erazo, E. J., & Chacha Guaño, M. V. (2020). Determinantes socioeconómicos y malnutrición (Desnutrición Crónica y Obesidad) en menores de 5 años de la población indígena de cinco cantones de la Provincia de Chimborazo: Riobamba, Alausí, Guamote, Guano y Colta, 2018-2019.

(6) Base de caracterizaciones para niños y niñas menores de 5 años

(7) Ídem

(8) https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/obesity-and-overweight

Nota 1: Para referenciar la gráfica y el análisis del presente indicador debes hacerlo de la siguiente manera: Secretaría Distrital de Salud. Observatorio de Salud de Bogotá-SaluData. Disponible en: https://saludata.saludcapital.gov.co/osb/.

Nota 2: Para referenciar los datos usados: ingresa a la ficha técnica del indicador, ítem: Fuente de la información. Como usuario de SaluData, eres responsable del uso, análisis e interpretación de los datos descargados.

6 comentarios sobre “Desnutrición y excesos de peso en niños menores de 5 años en Bogotá D.C.

  1. Muchas gracias por la informacion que publican, la cual es importante para conocer la actualidad en nuestro pais en tan delicados temas que nos competen a todos.

    1. Cordial saludo Daniel, gracias por visitarnos

      Dando respuesta a tu comentario en este momento los indicadores de la dimensión de Seguridad Alimentaria y Nutricional se encuentran en un riguroso proceso de validación para toda la serie de tiempo, por esta razón, la información no está actualizada con corte a 2020.

      Mantente en contacto, pronto encontrarás la información actualizada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *