Datos de Salud

Seguridad Alimentaria y Nutricional

Para conocer la información completa de la gráfica, lo invitamos a desplazarse de forma horizontal sobre esta.

Análisis

Posterior a los 5 años el crecimiento se desacelera y el cuerpo empieza el proceso adaptativo para los cambios a presentarse en la adolescencia, cambios que se definen entre los 10 y 19 años. Por tanto, el estado nutricional en la infancia y adolescencia cobra importancia porque será un factor que refleje los hábitos alimentarios, el acceso a los alimentos y el aprovechamiento biológico de los mismos. De acuerdo a la resolución 2465 del 2016 se define como un índice de masa corporal para la edad por debajo de -2 puntuaciones Z de una referencia como un estado de delgadez. En los adolescentes, el peso inferior al normal se usa en general como un indicador del estado nutricional presente y refleja un bajo nivel de grasa y masa muscular. Dado que el peso inferior al normal puede reflejar tanto un peso bajo como una talla baja, el IMC es útil para evaluar el grado del déficit de peso con relación a la talla (1).

En el año 2021 el indicador distrital se registró en el 2,4%; las localidades de Tunjuelito,  Engativá y Ciudad Bolívar presentaron el indicador más alto para el mismo año con 2,6%. Para el I semestre de 2022 (dato preliminar y parcial) el Distrito notificó 2,8 casos por cada 100 personas correspondientes a este grupo de edad, a nivel local, cinco localidades reportaron proporciones superiores a la Distrital, entre ellas están: Chapinero (3,2), Engativá (3,1), Santa Fe (3,1), Kennedy (3,0) y Usme (2,9).

Los efectos sociales y culturales sobre la nutrición y la salud de los adolescentes como de los adultos jóvenes no han podido escapar de los efectos de la “transición nutricional”, que está ocurriendo junto con las transiciones epidemiológicas y demográficas a nivel mundial. Muchos países de América Latina y el Caribe están experimentando lo que se ha denominado “la doble carga de la mala nutrición” o doble carga nutricional, que se entiende como la coexistencia en un mismo hogar de los problemas derivados de las carencias nutricionales con los problemas del exceso nutricional. En el estudio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), llamado peso inferior al normal, talla baja y sobrepeso en adolescentes y mujeres jóvenes en América Latina y el Caribe se encontró que la población de mujeres adolescentes y mujeres jóvenes en los países analizados es un ejemplo claro de la coexistencia de estos trastornos en la misma población. Los datos nacionales recientes de los países de América Latina y el Caribe sobre los desenlaces del crecimiento indican que el sobrepeso y la obesidad son con mucho los problemas más apremiantes en este ámbito, seguidos de cerca por la talla baja (1).

Si bien la causa fisiológica del sobrepeso y la obesidad resulta sencilla en apariencia, es decir, un desequilibrio persistente entre aporte energético y gasto de energía, las condiciones sociales, culturales, conductuales y ambientales que fomentan y contribuyen a dicho desequilibrio pueden ser complejas.

En Bogotá en los últimos 10 años el exceso de peso ha venido aumentando, actualmente el indicador distrital está en el 29,7%, por localidad Puente Aranda presenta la mayor proporción con el 32.0%, seguido de Barrios Unidos con el 31.8% y Tunjuelito con el 31.7%. En lo corrido del 2022 (datos preliminar y parcial) El Distrito presentó una proporción 26,1, siendo Puente Aranda (29,2), Tunjuelito (28,3) y Chapinero (27,3), las localidades con las mayores proporciones.

El retraso del crecimiento en la adolescencia es el resultado del efecto acumulativo de un estado nutricional deficiente, en gran medida durante los dos primeros años de vida. En la adolescencia es donde se alcanza una proporción importante de la talla; sin embargo, una nutrición deficiente y las infecciones repetidas durante la primera infancia tienen efectos sobre la talla definitiva que son difíciles de contrarrestar en las etapas posteriores de la niñez, de modo que los niños que sufren tales carencias nutricionales llegan a la adolescencia con una talla baja.

El retraso en talla ha presentado un comportamiento oscilante desde el año 2007; sin embargo, desde el año 2018 el indicador viene en descenso, para el año 2021 se registró una proporción del 5,3%; el revisar el comportamiento por localidad, la más afectada para el mismo año fue Usme con  una proporción del 8,5% , seguida de Ciudad Bolívar con el 7,2%, y de Sumapaz con el 6,7%. Para el I semestre de 2022 (dato preliminar y parcial) el Distrito notificó 5,5 casos por cada 100 personas correspondientes a este grupo de edad, a nivel local, siete localidades reportaron proporciones superiores a la Distrital, entre las principales están: Ciudad Bolívar (7,5), Usme (7,0), Sumapaz (6,9).

(1) https://www.paho.org/hq/dmdocuments/2011/Adolescent-Anthropometric-Spa.pdf

Nota 1: Para referenciar la gráfica y el análisis del presente indicador debes hacerlo de la siguiente manera: Secretaría Distrital de Salud. Observatorio de Salud de Bogotá-SaluData. Disponible en: https://saludata.saludcapital.gov.co/osb/.

Nota 2: Para referenciar los datos usados: ingresa a la ficha técnica del indicador, ítem: Fuente de la información. Como usuario de SaluData, eres responsable del uso, análisis e interpretación de los datos descargados.

Nota 3: Recuerda que el dato correspondiente al 2022 incluye únicamente el primer semestre del año y es preliminar. Se cuidadoso con el análisis e interpretación. Ver ficha técnica del indicador para información adicional.

2 comentarios sobre “Delgadez y Exceso de peso 5 a 17 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *