Datos de Salud

Salud Ambiental

Para conocer la información completa de la gráfica, lo invitamos a desplazarse de forma horizontal sobre esta.

Análisis

Entre los años 2008 y 2017, el promedio de cantidad de sustancias químicas peligrosas que se almacenan en los establecimientos industriales, comerciales y de servicios que hacen uso de las mismas debido a sus actividades económicas, ubicadas en el Distrito Capital es de 38.641.400 kg y la cantidad de sustancias químicas peligrosas por habitante a nivel distrital, evidencia casi 5 kg/habitante, oscilando entre 2,8 y 11,3 kg/habitante.

Las localidades en las que se encuentran la mayor parte de los establecimientos, que en los 10 años analizados almacenaron las mayores cantidades de sustancias químicas peligrosas fueron: Fontibón, Puente Aranda, Kennedy, Ciudad Bolívar, Bosa, Los Mártires y Engativá. Puente Aranda y Fontibón son dos de las zonas industriales más reconocidas en la ciudad, por lo que los valores de kilogramo de sustancia química peligrosa almacenada por habitante fueron entre 1,8 y 39,1 kg/habitante, y 8,4 y 63,4 kg/habitante respectivamente. Estas localidades concentran entre el 25% y el 35% de la cantidad total de sustancias químicas almacenadas en las empresas intervenidas de la ciudad, siendo la mayoría pertenecientes a actividades de comercio e industria manufacturera, tales como elaboración y procesamiento de plásticos, textiles, químicos, metalmecánica, impresión y alimentos concentrados para animales, sectores que utilizan y almacenan cantidades considerables de químicos, derivando estas condiciones en un nivel de riesgo químico elevado, lo que puede ocasionar un grado de exposición posiblemente alto para la población en general por la presencia de los productos químicos manipulados.

La localidad Antonio Nariño en el periodo analizado es una de las áreas de la ciudad con mayor cantidad de kilogramos por habitante, situación que se presenta considerando su número reducido de habitantes y las características propias de un desarrollo elevado en corto tiempo y poca planificación, con actividades industriales y comerciales que han aportado cantidades importantes al inventario de sustancias químicas en la ciudad, siendo las más relevantes talleres de mecánica, de cromado, galvanoplastia y recuperación de baterías, fabricación de espumas, carrocerías y rejillas, industria de calzado y marroquinería, estaciones de servicio, fábricas de muebles, servitecas, tintorerías y fábricas de pegantes. Algo similar ocurre con Los Mártires, localidad que presenta el mayor número de establecimientos con almacenamiento de sustancias peligrosas en toda la ciudad, su población es pequeña y almacena entre 9,65 y 111 kg de sustancias químicas por habitante. A su vez, localidades con alta densidad poblacional como Kennedy, Ciudad Bolívar y Engativá, tienen bajas concentraciones de almacenamiento per cápita de sustancias a pesar de concentrar una cantidad significativa de sustancias peligrosas almacenadas.

En el periodo comprendido entre 2008 a 2017, se evidencia que las dos sustancias químicas peligrosas más almacenadas según el registro realizado en los establecimientos vigilados por la Secretaría Distrital de Salud (Línea de Seguridad Química) corresponden a la gasolina y el ACPM (Aceite Combustible Para Motores), las cuales a pesar de encontrarse en un menor número de establecimientos (cerca de 2.000 para la gasolina y 700 para el ACPM en el 2017) se almacenan en gran volumen en establecimientos como las estaciones de servicio y servitecas, en las que se realiza su comercialización y distribución. Muchos de los componentes de la gasolina, especialmente los 34 aromáticos como el benceno, son cancerígenos y el riesgo tóxico se asocia con el ingreso al organismo de los vapores o humos por inhalación. Así mismo, la inhalación de concentraciones altas de gasolina y ACPM produce irritación de los pulmones y puede afectar adversamente el sistema nervioso, también son irritantes de la piel y si se produce ingestión los efectos se hacen más serios.

En el grupo de las 20 sustancias químicas peligrosas con mayor cantidad almacenada en los establecimientos en todos los años, se destacan solventes como el thinner y el varsol, pintura inflamable, adhesivo inflamable y aerosol inflamable, con lo cual se puede concluir que son las sustancias químicas con características de inflamabilidad las que más se pueden encontrar en las empresas comerciales, industriales o de servicios. Los principales peligros asociados a las sustancias inflamables son que arden con facilidad, pueden producir atmósferas explosivas en locales con ventilación deficiente y que un derrame de líquidos puede generar un incendio en movimiento siendo más difícil combatir un evento con líquidos que con sólidos. Los establecimientos en donde se usan y almacenan sustancias químicas inflamables son: ferreterías, talleres de mecánica de automóviles, fábricas de estructuras metálicas, fábricas de muebles en madera para el hogar, comercializadoras al por menor de pinturas, estaciones de servicio, impresión, tipografías y litografías; fábricas de calzado, fábricas de avisos publicitarios, fábricas de alambre, piezas y productos metálicos, talleres de mecánica de motocicletas, fábricas de muebles y productos en madera, lavanderías, depósitos de materiales de construcción, establecimientos de reparación y mantenimiento de maquinaria y equipo, reparación de muebles, fábricas de pinturas, fábricas de productos de vidrio, comercializadoras al por menor de productos químicos, curtidoras de cueros, fábricas de colchones y comercializadoras al por mayor de pinturas; correspondiendo a cerca del 70% del censo total de establecimientos usuarios de las 20 sustancias químicas priorizadas.

Nota 1: Para referenciar la gráfica y el análisis del presente indicador, debes hacerlo de la siguiente manera: Secretaría Distrital de Salud. Observatorio de Salud de Bogotá-SaluData. Disponible en http://saludata.saludcapital.gov.co/osb/.

Nota 2: Para referenciar los datos usados: Ingresa a la ficha técnica del indicador, ítem: Fuente de la información. Como usuario de SaluData, eres responsable del uso, análisis e interpretación de los datos descargados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *