Datos de Salud

Salud Ambiental

Para conocer la información completa de la gráfica, lo invitamos a desplazarse de forma horizontal sobre esta.

 

Análisis

En las últimas décadas el dengue, ha aumentado su distribución geográfica como consecuencia de la existencia de climas progresivamente más cálidos y húmedos, causados por el cambio climático y también promovido por la creciente urbanización no planificada, especialmente en países en vías de desarrollo, ofreciendo hábitats idóneos para el desarrollo de las larvas del mosquito, como, por ejemplo: restos de agua en envases plásticos y neumáticos en desuso (1).  En Bogotá, en el año 2013 se presentó un aumento de reporte de casos, manteniéndose para los dos años subsiguientes (2014 – 2015), posteriormente se observó una disminución en los años 2016 y 2017. En el año 2018 se incrementó la notificación en un 26 % (646 casos) en comparación con el año 2017 (478 casos), probablemente relacionado con el fenómeno de la niña que presentó su comportamiento normal característico desde principios de noviembre 2017, aunque con un decaimiento de las características atmosféricas típicas de la niña debido en parte a una fuerte actividad intraestacional durante febrero, lo que llevó a condiciones neutras entre marzo y abril, y posteriormente intensificarse al unirse con la tradicional temporada de lluvias del mes de abril en extrema medida según lo pronosticado por el IDEAM, principalmente por la variabilidad climática inducida por el cambio climático. En los primeros 7 meses del 2019 se evidencia un nuevo ciclo epidémico de la enfermedad tras dos años de una baja incidencia. La cifra de casos supera el total reportado en 2017 y 2018, aunque hasta el momento es inferior a lo registrado en 2015 – 2016. En concordancia con los casos notificados se refleja que otras oscilaciones climáticas han sido más significativas que el mismo ENOS sobre la precipitación en el centro del país; especialmente las asociadas a la intraestacionalidad, como la oscilación Madden & Julian; perturbaciones que influenciaron el comportamiento climático del país asociado a la debilidad del actual patrón del Niño. Lo anterior podría influir en los patrones de transmisión de la enfermedad, por lo que se ve una tendencia a la baja en cuanto al número de casos, mes a mes, sin embargo, cabe aclarar que son datos preliminares, para lo que va corrido del año.

Nota 1: Para referenciar la gráfica y el análisis del presente indicador, debes hacerlo de la siguiente manera: Secretaría Distrital de Salud. Observatorio de Salud de Bogotá-SaluData. Disponible en: http://saludata.saludcapital.gov.co/osb/.

Nota 2: Para referenciar los datos usados: Ingresa a la ficha técnica del indicador, ítem: Fuente de la información. Como usuario de SaluData, eres responsable del uso, análisis e interpretación de los datos descargados.

Nota 3: Teniendo en cuenta que la fuente de información del indicador corresponde al sistema de información SIVIGILA, y que por motivos operativos relacionados con la contingencia por COVID- 19, los datos definitivos año 2019 se tendrán a partir del segundo semestre 2020. Posterior a esta fecha se realizará la actualización del indicador.

(1) Cerda L Jaime, Valdivia C Gonzalo, Valenzuela B M. Teresa, Venegas L Jairo. Cambio climático y enfermedades infecciosas: Un nuevo escenario epidemiológico. Rev. chil. infectol. [Internet]. 2008 Dic [citado 2019 Jul 09]; 25(6): 447-452. Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-10182008000600006&lng=es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *