Datos de Salud

Salud Ambiental

Para conocer la información completa de la gráfica, lo invitamos a desplazarse de forma horizontal sobre esta.

Análisis

El sueño es un estado fisiológico significativo para la estabilidad y supervivencia de los seres humanos. La importancia de una buena calidad de sueño no sólo es fundamental como factor determinante de la salud, sino como elemento propiciador de una buena calidad de vida (1). Con la aplicación del Índice de Calidad de Sueño de Pittsburgh (ICSP) se estimó el buen o mal dormir en 11.888 habitantes de la ciudad de Bogotá, entre el año 2013 y 2018, observando que 5.356 personas (45.0 %) fueron catalogados como malos dormidores, es decir, puntuaciones superiores a 5 puntos en esta escala.

La tendencia del indicador en el periodo analizado, es ascendente con significancia estadística (X2 de Mantel-Haenszel 56,8, valor p <0,0000001). En el año 2018, se encontró que Usme presentó la mayor prevalencia (65,3 %) seguido por Fontibón (63,4 %) y Teusaquillo (62,7 %), al comparar la prevalencia con el año 2017 se evidenció un aumento de tres puntos porcentuales.

(1) Anisbed Naranjo Rojas, Helmer Zapata, Angélica María Díaz Mina, Nathaly Ramírez, Leidy Montero. Calidad del sueño de los estudiantes de la Facultad de Salud Universidad Santiago de Cali, Colombia. 2013, ISUB. 2014;1(2) 132-145.

Nota 1: Para referenciar la gráfica y el análisis del presente indicador, debes hacerlo de la siguiente manera: Secretaría Distrital de Salud. Observatorio de Salud de Bogotá-SaluData. Disponible en: http://saludata.saludcapital.gov.co/osb/.

Nota 2: Para referenciar los datos usados: Ingresa a la ficha técnica del indicador, ítem: Fuente de la información. Como usuario de SaluData, eres responsable del uso, análisis e interpretación de los datos descargados.

2 comentarios sobre “Alteración del sueño

    1. Hola Libia, gracias por visitarnos!
      Atendiendo tu comentario, a continuación encontrarás la respuesta a tu pregunta:
      El ambiente de descanso es uno de los elementos que determinan la duración y la estructura del sueño, es así que los elementos extrínsecos como la luz, la humedad, la temperatura y/o el ruido pueden ayudar a la persona a obtener un buen descanso o, por el contrario, pueden entorpecer que se quede dormida ocasionándole despertares, lo que romperán los ciclos habituales de sueño. El ruido ambiental es seguramente uno de los factores más importantes de interrupción del sueño, por su alta incidencia en las ciudades. Los ruidos que más han sido estudiados y citados en las investigaciones hacen referencia al ruido de tráfico, el proveniente de los vecinos y el de los aviones (1).

      Para las localidades con mayor prevalencia se debe tener en cuenta que cada una presenta dinámicas diferentes en cuanto a las condiciones sociodemográficas y las actividades comerciales, industriales y el tránsito de vehículos. Teniendo en cuenta los datos recolectados en relación a la percepción de las personas caracterizadas en las localidades de Usme y Teusaquillo, se identificó que la mayor molestia generada por el ruido es por las fuentes de tráfico terrestre y el espacio público, y para el caso de la localidad de Fontibón se encontró que el residir en zonas de ruido mayor a 65 dB aumenta un 30% (RP 1,30; IC 95%(1,07-1,58) la mala calidad de sueño.

      Adicionalmente, es importante tener en cuenta que la presentación de alteración de sueño en los individuos es multifactorial y pude depender de diferentes aspectos, es así, como se puede relacionar dichas alteraciones con posibles factores de riesgo, como son la exposición a ruido, la cercanía a fuentes de emisión sonora, las características de la habitación, así como las particularidades del individuo como los son una mala higiene del sueño, los problemas personales, el consumo de medicamentos, o de sustancias psicoactivas, cafeína, alcohol y/o tabaco.

      Muzet, A. (2007), Environmental noise, sleep and health. Sleep Medicine Review, 11, 135- 142.
      Te invitamos a seguir consultando nuestra página.

      ¡Feliz día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *